Hoy día 9 de junio, se celebra el Día Internacional de los Archivos para conmemorar la creación, en 1948, del Consejo Internacional de Archivos (ICA).

¿Y qué? Te preguntarás… Pues ¡todo!

Los genealogistas no podríamos ejercer si no existieran los Archivos y los archiveros (muchos de ellos, ángeles del cielo) pues son los que de alguna manera, ponen orden y custodian la Historia.

Son numerosos los Archivos Históricos que hoy abren sus puertas al público: los municipales, los provinciales, los militares, los estatales, los diocesanos… todos quieren mostrarnos su dedicación y los tesoros que conservan tras sus muros. Si tienes ocasión, visita alguno, que te aseguro que vale la pena.

Después de varios años de trabajar en la genealogía familiar, he tenido la gran fortuna de poder conseguir atesorar auténticas maravillas y, como que hoy es hoy y para hacer honor al día, también celebraré mi jornada de “ventana abierta” (la del ordenador, claro) compartiendo con vosotros alguno de los más de 3500 documentos que guardo. No son los más antiguos ni los más valiosos, pero sí son los que, por una u otra causa, tienen para mí un valor sentimental especial.

Espero que disfrutéis de la visita…

Documento 1.- 1959 Impuesto Radioaudición

Documento 1.- 1959 Impuesto Radioaudición

Documento 2.- 1942 Contrato Día Internacional del Archivo

Documento 2.- 1942 Contrato

Documento 3.- 1890 Fundacion Cooperativa La Flor de Maig.

Documento 3.- 1890 Fundacion La Flor de Maig

Documento 4.- 1877 Capitulos Matrimoniales

Documento 4.- 1877 Capitulos Matrimoniales

1792 Testamento Pedro Villalpando de Ayala

1792 Testamento Pedro Villalpando de Ayala

Documento 6.- 1689 Matrimonio

Documento 6.- 1689 Matrimonio

Documento 7.- 1640 Matrimonio

Documento 7.- 1640 Matrimonio

 

 

 

 

 

 

Documento 1.- 1959 Impuesto de Radioaudición. Ahora que todos tenemos ordenadores, móviles, tablets y mil artilugios más, nos puede sorprender que hace poco más de cincuenta años, las personas tuvieran que pagar un canon por ¡escuchar una radio de lámparas!

Documento 2.- 1942 Contrato de alquiler. Se trata del contrato que firmó mi abuelo en 1942 por el alquiler de un piso de Barcelona en el que nacería yo (bastantes) años más tarde, perpendicular a la Avenida Icària. Finalmente, el edificio fue derrumbado junto con una buena parte del barrio para crear lo que con el tiempo llegaría a ser la Villa Olímpica.

Documento 3.- 1890 Fundación de la Cooperativa Flor de Maig. Se trata de un fragmento del libro de Actas donde se recoge el nombre de los socios fundadores y la aportación económica (veinticinco pesetas) que  realizaron cada uno de ellos. Dos de los socios, son parientes lejanos.

Documento 4.- 1877 Capítulos Matrimoniales. Se trata de una declaración de los bienes que aporta cada uno de los cónyuges al matrimonio. Los novios eran el bisabuelo de mi marido y su primera esposa.

Documento 5.- 1792 Testamento. Son las últimas voluntades de Pedro Villalpando de Ayala, uno de mis hexabuelos. Hijo de conquistadores, llegó a Cádiz en un barco de mercancías y se enamoró, no volviendo a su Méjico natal más que para atender sus negocios.

Documento 6.- 1689 Certificado de matrimonio. Se trata de la boda de mi antepasada directa Cathalina de Aragón Cevada, hija de  Juan Cevada e Ysabel de Aragón y Ponce de León, de Chiclana, con Juan Gallo Diosdado, hijo de Fernando Gallo Gonsales y Cathalina Flores Diosdado, de Paterna de Rivera. Claro que, que tengan unos apellidos que nos suenan tan rimbombantes no quiere decir nada…

Documento 7.- 1640 Certificado de matrimonio. Enlace entre Pedro Baquero y María Maroto, ambos de Langayo, 12ª generación en línea ascendente de mi esposo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *